La ITE (Inspección Técnica de Edificios) es una revisión
técnica del estado de los edificios residenciales que nos
ayuda a tener una casa mejor, ya que:
   Permite conocer la situación real de conservación de todo el edificio
   Detecta posibles problemas de mantenimiento, antes de que sean más    graves.
   Ofrece pautas de actuación para mantener el edificio siempre en            “buena forma”
   Garantiza la eficiencia energética de la vivienda
   Facilita el cumplimiento de las normas de accesibilidad

Después de la inspección, tu edificio recibirá una de las cinco calificaciones previstas por la ITE, según el estado del mismo y las actuaciones que deban realizarse:
  Grado 1. Actuación Inmediata. Si se detecta riesgo inminente de colapso o de posibles daños para las personas. La actuación debe llevarse a cabo en menos de 24 horas.
  Grado 2. Actuación Muy urgente. Si existen daños importantes que pueden provocar riesgos para las personas a medio plazo. Hay que actuar antes de tres meses.
  Grado 3. Actuación Urgente. Si se detectan deficiencias graves
que pueden ocasionar un deterioro rápido del edificio. El plazo de
actuación es de un año.
  Grado 4. Actuación Necesaria a medio plazo. Si se descubren
defectos puntuales que no afectan al conjunto del sistema, pero que
pueden ir a más. La actuación puede aplazarse más de un año.
  Grado 5. Mantenimiento. Si no se detectan problemas, o si son tan
leves que se pueden solucionar con un correcto mantenimiento, se
concederá al edificio esta calificación.
En cualquier caso, el gasto derivado de la inspección debe ser
considerado como una inversión, que permitirá a los
propietarios y propietarias:
   Incrementar su calidad de vida
   Aumentar el valor de su vivienda
   Vivir con más confort y tranquilidad
   Acceder a ayudas para la rehabilitación

Año de presentación        Edificios obligados según año de                  
       de la ITE                               construcción
    
2015              Hasta 1920 inclusive y catalogados no residenciales
2016              Desde 1921 hasta 1940 ambos inclusive
2017              Desde 1941 hasta 1959 ambos inclusive
2018              Desde 1960 hasta 1967 ambos inclusive

A partir de 2019    Los edificios residenciales que hayan cumplido 50 años el año anterior, estarán obligados a presentar la ITE